Hier Hotels Gran Canaria suchen und buchen.
Este Blog se mudó... Si te interesa la política y la historia, la cultura y algunas banalidades, visítame en
http://gerasplace-reloaded.blogspot.com/
El último cuarto de 2009 está dedicado a Alemania y las Revoluciones de 1989.

Si quieres seguir Gera´s Place, visita el blog GPReloaded

de qué se habló aquí

BObama (191) McCain (159) México (151) actualidad (150) Leyendas Alemanas (124) elecciones EU octubre (109) Barack Obama Presidente (79) Cultural (79) derechos humanos (79) elecciones EU septiembre (70) algo de política (68) justicia (64) elecciones EU agosto (55) elecciones EU mayo (53) Elecciones en México (52) Elecciones Alemania (50) Video (49) HRClinton (48) A/H1N1 (45) elecciones EU abril (45) feminismo (40) Leyendas Urbanas (39) Turismo virtual (39) Constitución (36) Universo (33) CrisisFinanciera (32) elecciones EU marzo (32) Ciencia (31) elecciones EU noviembre (30) Bier Bier und mehr Bier (28) Historia (28) pendejismo (28) elecciones EU febrero (24) los berrinches de Felipe (23) Bush (21) liberalismo (21) música (21) 0808080808 Juegos Olímpicos (18) Anular el voto? (18) elecciones EU junio (17) Sistema Electoral Alemán (16) elecciones EU julio (16) ver para creer. (16) año (15) Phoenix en Marte (14) #derechoadecidir (13) Domingo deportivo (13) Encuestas (13) Hiperenlace (13) elecciones EU enero (13) la EC08 de Hundyfan (13) ver para creer (13) 60 Aniv GG (12) Tour Thüringen (11) Libros (10) Literatura (10) Novedades en Gera´s Place (10) SPD (10) arte (10) CDU/CSU (9) Democracia (9) Elecciones América Latina (9) Supreme Court US (9) Unión Europea (9) otras curiosidades (9) 1968 (8) Caricaturas Setenteras (8) Medio Ambiente (8) Tabasco (8) elecciones españolas (8) la guerra de Felipe (8) películas (8) terror (8) Bundespräsident (7) Estado de Derecho (7) Indiana y N.C. (7) Ouroboros (7) curiosidades del baúl (7) China (6) Entrevistas (6) Filosofía (6) SD y MT (6) 1. de abril (5) Alimentación y Obesidad (5) Bolivia (5) KY y OR (5) ayuda (5) filosofando (5) fotografía (5) no sé que tag poner (5) Berlin (4) Cuento (4) EM 08 (4) Elecciones en Venezuela (4) Guerra (4) Paralímpicos (4) Religión (4) palabras (4) tip (4) Anticelulares (3) Cine (3) Europa (3) Iglesa (3) Nobel (3) Sobre mi y la Muppet Matrix (3) Sorpresas (3) imágenes. (3) Balance Mensual (2) Barbaridades (2) Celulares (2) Colaboración (2) Elecciones (2) Elecciones Canadá (2) Elecciones El Salvador (2) Elecciones Europeas (2) Elecciones en la India (2) Facebook (2) Finlandia (2) G20 (2) Juegos Olímpicos (2) Mayo de 68 (2) Medvedev (2) Pennsylvania (2) Reforma Francia (2) Uni Düsseldorf (2) VerdeBündnis90 (2) Visita Ratzinger (2) banalidad (2) cartones (2) elecciones Italia (2) elecciones Paraguay (2) leyes (2) pintura (2) tolerancia (2) vinos (2) 2000 (1) Aniversario (1) Baile (1) Bicentenario español (1) Bufón (1) CBruni (1) Comentario (1) Cumbre LA-UE (1) CÓMO HACER COMENTARIOS EN ESTA PÁGINA? (1) DHP (1) Discurso (1) Dos años de FCH (1) Eclipse (1) Educación (1) España (1) Eurovision (1) F1 (1) FDP (1) Fechas de Primarias (1) GWBush (1) Gera´s Report (1) Gorilas (1) Género/Raza (1) Honduras (1) JBiden (1) MLK (1) NASA (1) Nuestra Boda (1) PRI (1) Paternalismo (1) Post American World (1) Primer Aniversario (1) Prohibición de fumar (1) PuertoRico (1) Reforma Petrolera (1) Resultados (1) Robot (1) Rusia (1) Sentencia Aborto (1) Sin palabras (1) Tiananmen (1) Tibet (1) Tiburón a la vista (1) Vacaciones (1) W.V. (1) Wordle (1) anticonceptivos masculinos (1) análisis legal (1) balance del año (1) duermes más tarde de las 9am? (1) estrellas (1) guayaberas mexicanas (1) ortografía (1) otros Blogs (1) partidos políticos (1) peace day (1) puzzle (1) regalo de navidad (1) reseña (1) ñ (1) ño (1)

jueves, 16 de octubre de 2008

¿Qué tan libre debe ser un libre mercado?

¿Qué tan libre debe ser un libre mercado?
Tim Arango, Julie Creswell y Alex Berenson

Se acaba la fiesta en Wall Street Tim Arango y Julie Creswell Como propietario de Harry's Café, famoso bar en el distrito financiero de Manhattan, Harry Poulakakos, de 70 años, ha visto una buena cantidad de altibajos en Wall Street. Durante el crack bursátil de 1987, Harry's se llenaba a las 16:00 horas y se mantenía abierto toda la noche. Sin embargo, el trastorno que actualmente presencia es el peor en décadas, afirmó."Espero que esto se termine", expresó. "Si Wall Street no está activo, nada lo está". Poulakakos no planea desaparecer. Sin embargo, el entorno cultural y el torbellino de actividades sociales que antes rodeaba a Harry's definitivamente están en vías de extinción."Es el principio del fin de la era de la fascinación con el libre mercado", aseguró Steve Fraser, historiador y autor de "Wall Street: America's Dream Palace" (Wall Street: El Palacio de los Sueños de EU). "Es el fin de la era en que Wall Street tenía altos niveles de poder y prestigio. Y es el fin de la era de las ostentaciones de riqueza. Estamos entrando en un nuevo capítulo en nuestra historia". Es una era cuyas raíces se remontan más de dos décadas, cuando titanes de las finanzas en pantalones con tirantes se convirtieron por primera vez en material para libros y películas. Es una época en que jóvenes y entusiastas operadores de bolsa, en pantalones caqui y laptop en mano, se volvieron millonarios con las compañías de internet de la noche a la mañana. Y es una era que entró en un frenesí de actividad durante el auge crediticio de la década pasada, cuando graduados de escuelas de negocios y matemáticos ganaron millones de dólares al negociar y apostar a valores bursátiles cada vez más exóticos.En general, el último cuarto de siglo ha redefinido la idea de la riqueza. En 1982, el primer año de la lista Forbes 400, se necesitaban unos 159 millones de dólares de hoy para formar parte de esa lista; este año, el precio mínimo para ingresar fue de mil 300 millones de dólares."Las sumas de dinero eran grandes en los 80, en comparación con los 50, 60 y 70. Ahora son asombrosas", expresó Oliver Stone, quien dirigió la película "Wall Street: El Poder y la Avaricia" de 1987, y es hijo de un corredor de bolsa.Ahora que se han perdido empleos, fortunas y bancos de inversión, una pieza clave cultural parece estar a punto de desaparecer."Esto se siente muy similar, históricamente, a 1929 y a las emociones que llenaban el aire en los meses y años posteriores al crack", señaló Fraser. "Hay una sensación de conmoción y asombro extraordinarios, que es seguida por rabia, indignación e ira contra los centros financieros".En respuesta, algunos inevitablemente se apretarán el cinturón."El yate es probablemente lo primero que desaparecerá", señaló Jonathan Beckett, director general de Burgess, compañía que compra y vende yates, en entrevista vía telefónica desde Monte Carlo, mientras asistía al Mónaco Yacht Show, el mes pasado.Las residencias ostentosas también están en venta. Aunque los agentes inmobiliarios afirman que aún no han visto una avalancha de ventas de propiedades de lujo, sí reconocen que la agitación del mercado está presente en la mente de los compradores.Con toda probabilidad, el mercado inmobiliario podrá permanecer congelado durante los próximos 6 a 18 meses, a medida que compradores y vendedores batallen para llegar a un acuerdo sobre los precios, expresó Barbara Corcoran, quien durante años ha sido vendedora de propiedades lujosas y costosas para la élite neoyorquina.Incluso si la crisis actual lleva a una desaceleración prolongada, es posible que muchas personas todavía busquen trabajos en el sector financiero.Sin embargo, quizá tengan que modificar sus expectativas."No cabe duda de que la gente en Wall Street va a ganar menos dinero", indicó Jonathan A. Knee, catedrático de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia.Al igual que cualquier fuerza cultural preocupada por su legado, el mundo financiero cuenta con un custodio de su pasado. En Wall Street se puede encontrar en el Museo de Historia Financiera Estadounidense, a sólo una cuadra de la Bolsa de Valores de Nueva York.El museo contiene una larga línea de tiempo que traza importantes sucesos del mercado. El último acontecimiento que destaca es el estallido de la burbuja de las empresas de internet, ocurrido a principios de esta década.Robert E. Wright, curador del museo, afirmó que aún se desconoce en gran medida cómo se recordarán los sucesos recientes."Si el sistema económico se detiene y caemos en una profunda recesión, probablemente sea el fin de una era", externó.El museo ya ha empezado a reunir recuerdos de la crisis actual para colocarlos en su pared. Con ánimo de regular... tal vez ENSAYO. El liberalismo quizá muera en Europa, pero no en EU. Alex Berenson ¿Acaso es el fin del hipercapitalismo? Estados Unidos tiene casi una generación de alimentar el crecimiento al desregular los mercados, reducir las tasas impositivas y promover el comercio. En amplios sectores de la economía estadounidense, desde aerolíneas hasta bancos, energía y telecomunicaciones, Washington se abstuvo de intervenir, convencido de que una menor regulación redundaría en una prosperidad generalizada, aun a costa de una mayor desigualdad en el ingreso.Ahora que la economía global se debilita más cada día, que Washington reserva 700 mil millones de dólares para rescatar a compañías financieras y que los demócratas probablemente amplíen sus mayorías en el Congreso estadounidense, podría parecer que Estados Unidos se aleja de su fe en los mercados y de su desconfianza en el Gobierno.Algunos líderes políticos europeos, entre ellos conservadores como el Presidente francés Nicolas Sarkozy, han declarado la muerte de la economía liberal. "Cierta idea de la globalización llega a su término con el final de un capitalismo financiero que imponía su lógica a la economía en conjunto", declaró Sarkozy el 25 de septiembre."La idea de que los mercados siempre tienen razón era una locura".No obstante, en contraste con los europeos, los estadounidenses se muestran fundamentalmente recelosos del Gobierno, lo que representa una diferencia cultural y política que data de siglos. Cualquiera que espere una importante expansión de los poderes de Washington después de noviembre, ya sea en una Administración Barack Obama o John McCain, podría decepcionarse.Los estadounidenses están indudablemente cansados del Presidente Bush, cuyo nivel de aprobación cayó a 22 por ciento en la más reciente encuesta realizada por CBS News, el más bajo para cualquier Presidente desde Harry S. Truman en 1952. Pero ésta y otras encuestas también arrojan que, pese a su ira contra Bush y Wall Street, los estadounidenses no están necesariamente dispuestos a adoptar ideales liberales, tales como sindicatos más fuertes, impuestos progresivos y significativamente más altos, así como nuevas barreras comerciales.Una duradera recesión podría modificar esa dinámica, de la misma forma en que la inflación y las severas recesiones de los 70 propiciaron el último cambio ideológico de importancia en la política estadounidense con la elección, en 1980, de Ronald Reagan, ferviente apóstol de los impuestos más bajos, el libre mercado y la desregulación.Por ahora, no obstante, la economía estadounidense luce mucho más fuerte que en los 70. La crisis crediticia global, el desplome bursátil y el creciente desempleo son espantosos, pero los economistas aún predicen una recesión relativamente ligera. La tasa de desempleo, por ejemplo, ha aumentado de 4.4 por ciento en marzo del 2007, a 6.1 por ciento a finales de septiembre, pero se ubica muy por debajo de su máximo nivel de postguerra, el 10.8 por ciento registrado en noviembre de 1982. Y si bien el índice bursátil Standard & Poor's 500 ha caído casi 30 por ciento respecto a su nivel máximo en el 2007, había perdido casi 50 por ciento entre el 2000 y el 2002.Las recesiones relativamente ligeras de 1990 y el 2001 no hicieron tambalear la fe de los estadounidenses en los principios del libre mercado, de acuerdo con Robert D. Reischauer, presidente del Urban Institute, una organización de investigación económica y social sin afiliación partidista. Reischauer dirigió la Oficina del Presupuesto del Congreso entre 1989 y 1994, cuando éste se encontraba bajo control demócrata. Igualmente, agregó que es poco probable que esta recesión genere un cambio importante, a menos de que resulte mucho más larga y severa de lo que anticipan los economistas."Somos básicamente un país conservador", expresó. "Y uno esperaría que tal fuera el caso cuando se tienen tantas cosas que conservar, como las que tenemos".Jeffrey Garten, catedrático de la Escuela de Administración de Yale que fungió como Subsecretario de Comercio en la Administración Clinton, indicó que los legisladores impondrán probablemente una supervisión regulatoria más estricta en varias industrias, especialmente las compañías y los mercados financieros. Aseguró que tras haberse establecido a un alto costo como financiero de último recurso, el Gobierno ya no aceptará a la ligera las promesas de los bancos de que están a salvo. En cambio, el Congreso otorgará a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) y a la Reserva Federal nuevos poderes para supervisar las instituciones financieras.David Ruder, ex presidente de la SEC y ahora profesor emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Northwestern, en Illinois, también destacó la necesidad de una regulación financiera mucho más estricta, tanto en Estados Unidos como el mundo. "La forma en que los acontecimientos se despliegan hoy revela la necesidad de una cooperación mucho más estrecha entre los reguladores financieros", expresó. Sin embargo, como muestra de la oposición que los demócratas enfrentarán en sus intentos por reforzar las regulaciones, Ruder señaló que no creía que una reforma regulatoria resultaría sencilla de implementar, incluso en el sector financiero. Dijo que, aun tras recibir una ayuda masiva del Gobierno este año, los bancos podrían luchar contra una supervisión reforzada del Gobierno, en el 2009.Los sectores bancario y financiero son importantes donadores políticos y poderosas fuerzas de cabildeo en Washington. Los legisladores que votaron a favor del rescate recibieron, a lo largo de su carrera, contribuciones sustancialmente más elevadas de las industrias de finanzas, seguros y bienes raíces que aquellos que votaron en contra, de acuerdo con el Centro para Políticas Responsivas, grupo sin fines de lucro de Washington que rastrea las contribuciones políticas."Me da miedo el próximo año, pero me siento muy optimista de que saldremos de esto en buenas condiciones", expresó Ruder. "Es muy factible que salgamos de esta horrible situación con una versión mejorada del capitalismo estadounidense, será un poco más dócil, será un poco más regulado."Pero este país está edificado en su gusto por el riesgo", agregó. "No queremos parecernos a Francia".

Publicado en el periódico Reforma. Suplemento New York Times.

Sphere: Related Content

No hay comentarios: