Hier Hotels Gran Canaria suchen und buchen.
Este Blog se mudó... Si te interesa la política y la historia, la cultura y algunas banalidades, visítame en
http://gerasplace-reloaded.blogspot.com/
El último cuarto de 2009 está dedicado a Alemania y las Revoluciones de 1989.

Si quieres seguir Gera´s Place, visita el blog GPReloaded

de qué se habló aquí

BObama (191) McCain (159) México (151) actualidad (150) Leyendas Alemanas (124) elecciones EU octubre (109) Barack Obama Presidente (79) Cultural (79) derechos humanos (79) elecciones EU septiembre (70) algo de política (68) justicia (64) elecciones EU agosto (55) elecciones EU mayo (53) Elecciones en México (52) Elecciones Alemania (50) Video (49) HRClinton (48) A/H1N1 (45) elecciones EU abril (45) feminismo (40) Leyendas Urbanas (39) Turismo virtual (39) Constitución (36) Universo (33) CrisisFinanciera (32) elecciones EU marzo (32) Ciencia (31) elecciones EU noviembre (30) Bier Bier und mehr Bier (28) Historia (28) pendejismo (28) elecciones EU febrero (24) los berrinches de Felipe (23) Bush (21) liberalismo (21) música (21) 0808080808 Juegos Olímpicos (18) Anular el voto? (18) elecciones EU junio (17) Sistema Electoral Alemán (16) elecciones EU julio (16) ver para creer. (16) año (15) Phoenix en Marte (14) #derechoadecidir (13) Domingo deportivo (13) Encuestas (13) Hiperenlace (13) elecciones EU enero (13) la EC08 de Hundyfan (13) ver para creer (13) 60 Aniv GG (12) Tour Thüringen (11) Libros (10) Literatura (10) Novedades en Gera´s Place (10) SPD (10) arte (10) CDU/CSU (9) Democracia (9) Elecciones América Latina (9) Supreme Court US (9) Unión Europea (9) otras curiosidades (9) 1968 (8) Caricaturas Setenteras (8) Medio Ambiente (8) Tabasco (8) elecciones españolas (8) la guerra de Felipe (8) películas (8) terror (8) Bundespräsident (7) Estado de Derecho (7) Indiana y N.C. (7) Ouroboros (7) curiosidades del baúl (7) China (6) Entrevistas (6) Filosofía (6) SD y MT (6) 1. de abril (5) Alimentación y Obesidad (5) Bolivia (5) KY y OR (5) ayuda (5) filosofando (5) fotografía (5) no sé que tag poner (5) Berlin (4) Cuento (4) EM 08 (4) Elecciones en Venezuela (4) Guerra (4) Paralímpicos (4) Religión (4) palabras (4) tip (4) Anticelulares (3) Cine (3) Europa (3) Iglesa (3) Nobel (3) Sobre mi y la Muppet Matrix (3) Sorpresas (3) imágenes. (3) Balance Mensual (2) Barbaridades (2) Celulares (2) Colaboración (2) Elecciones (2) Elecciones Canadá (2) Elecciones El Salvador (2) Elecciones Europeas (2) Elecciones en la India (2) Facebook (2) Finlandia (2) G20 (2) Juegos Olímpicos (2) Mayo de 68 (2) Medvedev (2) Pennsylvania (2) Reforma Francia (2) Uni Düsseldorf (2) VerdeBündnis90 (2) Visita Ratzinger (2) banalidad (2) cartones (2) elecciones Italia (2) elecciones Paraguay (2) leyes (2) pintura (2) tolerancia (2) vinos (2) 2000 (1) Aniversario (1) Baile (1) Bicentenario español (1) Bufón (1) CBruni (1) Comentario (1) Cumbre LA-UE (1) CÓMO HACER COMENTARIOS EN ESTA PÁGINA? (1) DHP (1) Discurso (1) Dos años de FCH (1) Eclipse (1) Educación (1) España (1) Eurovision (1) F1 (1) FDP (1) Fechas de Primarias (1) GWBush (1) Gera´s Report (1) Gorilas (1) Género/Raza (1) Honduras (1) JBiden (1) MLK (1) NASA (1) Nuestra Boda (1) PRI (1) Paternalismo (1) Post American World (1) Primer Aniversario (1) Prohibición de fumar (1) PuertoRico (1) Reforma Petrolera (1) Resultados (1) Robot (1) Rusia (1) Sentencia Aborto (1) Sin palabras (1) Tiananmen (1) Tibet (1) Tiburón a la vista (1) Vacaciones (1) W.V. (1) Wordle (1) anticonceptivos masculinos (1) análisis legal (1) balance del año (1) duermes más tarde de las 9am? (1) estrellas (1) guayaberas mexicanas (1) ortografía (1) otros Blogs (1) partidos políticos (1) peace day (1) puzzle (1) regalo de navidad (1) reseña (1) ñ (1) ño (1)

viernes, 24 de octubre de 2008

La Leyenda del Amero


Habrá una moneda única para América del Norte?
En el corto plazo, No. Y es que no es cosa así nada más de que vengan los gringos y nos digan "vengan acá los pesos, ahora usas ameros". Se requieren muchos pasos previos para poder unificar la moneda en una región y más cuando se trata de economías tan dispares como la Mexicana, Canadiense y Estadounidense. Para qué introducir una nueva moneda si se usa el dólar para las transacciones comerciales? Acaso le combiene a Estados Unidos?
Para unificar las economías e introducir una moneda común se requieren instituciones como un banco norteamericano central. En Europa se tardaron más de 10 años en lograrlo, antes del Banco Europeo tuvieron un Instituto Monetario Europeo y constituyeron la eurozona para poder unificar criterios y economías...
Si un día los países del TLCAN vamos a unificar la moneda, no veo por qué habría que hacerlo a escondidas...
Efectivamente existe una idea para una unión monetaria americana:
La idea de una unión monetaria norteamericana fue propuesta primero en 1999 por el economista canadiense Herbert G. Grubel, estudiante de último grado del think-tank del conservador Instituto Fraser, publicó un libro intitulado El Caso del Amero en septiembre de 1999, año en que el euro se convirtió en una moneda virtual. Otro think-tank canadiense, el Instituto C.D. Howe, aboga por la creación de una moneda compartida entre Canadá y los Estados Unidos.

Pronto fue introducido como una base monetaria de la “cooperación macroeconómica” entre los tres países del TLCAN por el Dr. Robert A. Pastor, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Americana, un miembro del Consejo sobre Relaciones Exteriores (CRE), que fungió como co-presidente, y un miembro del Destacamento Independiente del CRE sobre el Futuro de América del Norte en el 2005.

La integración comercial ocurrida entre Canadá, Estados Unidos y México desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del norte (TLCAN), ha generado volúmenes de comercio e inversión entre los tres países en dimensiones extraordinarias. Ni quienes propusieron el Tratado ni sus detractores soñaron jamás que los flujos comerciales y de inversión alcanzarían los niveles que han adquirido. La forma en que el TLCAN permitió que la economía mexicana superara en escasos seis semestres la crisis en que cayó en diciembre de 1994, contrasta notablemente con lo ocurrido doce años antes, cuando la economía mexicana cerrada contribuyó a que la recuperación frente a la crisis de la deuda tomara casi siete años.
En este contexto, es natural que la siguiente etapa de discusión sobre qué hacer para mejorar aún más los beneficios que se pueden derivar de la vecindad en la región norteamericana incluya el planteamiento de nuevas formas de acercamiento institucional. Una de las ideas más socorridas ha sido la de proponer una unión monetaria de la región como el medio idóneo para superar las recurrentes crisis cambiarias que tanto daño han hecho a México y, en menor medida, a Canadá en las últimas tres décadas.
Es particularmente significativo que este debate esté teniendo lugar no sólo en México y algunas otras naciones al sur del continente, sino incluso en países como Canadá que, en apariencia al menos, han logrado una situación razonablemente exitosa. El libro que ahora ofrece el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC) sobre este tema tiene como propósito alentar e informar este debate. El autor del texto es el académico canadiense Herbert Grubel, profesor emérito del Instituto Fraser. El texto fue adaptado y actualizado por Manuel Suárez Mier, economista de México.

Un argumento es que ahorraría hasta $3 billones en transacciones monetarias. Los mismos autores también indicaron que el PIB de Canadá podría incrementarse por hasta 33% en un período de 20 años, dada la adopción de una sola moneda.
La idea de una moneda común ha sido históricamente impopular en el Canadá angloparlante, en comparación con la provincia de Quebec, donde ha recibido más apoyo. Una encuesta de opinión tomada en el 2001 encontró que en Quebec más del 50% de los encuestados favoreció la idea. Mientras que en el resto de Canadá la mayoría de encuestados se opuso a la idea de una moneda compartida.
La posibilidad de una fusión monetaria también se ha discutido en México como paso natural a tomar después del TLCAN. El anterior presidente Mexicano, Vicente Fox, hizo eco de esa visión y expresó su esperanza de una mayor integración de Canadá, México y los Estados Unidos, incluyendo una unión monetaria eventual, durante un viaje promocional en el 2007 para su libro "La Revolución de la Esperanza".

Símbolo
El plan para una Unión Monetaria de América del norte presentado en este estudio está diseñado para incluir a Canadá, Estados Unidos y México. Bajo el plan propuesto, los billetes y monedas en circulación de la nueva unidad monetaria, llamada tentativamente “amero”, llevará sus símbolos propios en un lado y los emblemas nacionales de cada país en el otro, para conservar así símbolos importantes de la identidad nacional. La conversión de las respectivas monedas nacionales a ameros se determinará a un tipo de cambio que deje inalterado el ingreso real de cada país, su riqueza y su competitividad internacional prevalecientes al momento de la conversión.

El Banco Central de América del Norte, al igual que el Banco Central Europeo, tendrá una constitución que sólo lo hará responsable del mantenimiento de la estabilidad de los precios y no del pleno empleo de la mano de obra. Los tres países en la unión tendrán representantes en los cuerpos directivos del Banco en proporción a su tamaño relativo, en términos de algún promedio ponderado de población e ingreso nacional, con ponderadores que se determinarían mediante negociación entre las partes. Cada país recibirá las utilidades correspondientes a la emisión de ameros –el señoreaje- que use en sus respectivas economías.

El comercio entre los miembros de la unión monetaria se verá acicateado por la eliminación de los costos de transacción y de los riesgos implícitos en el intercambio de divisas. Habrá mayor estabilidad en los precios y, algo muy importante, las tasas de interés bajarán en Canadá aproximadamente en un punto porcentual y en México, donde todavía se mantienen a nivel de dos dígitos, bastante más.

Críticas y problemas
La oposición a una unión monetaria norteamericana existe en los gobiernos de ambos lados de la frontera Canadá-Estados Unidos. Herbert Grubel, el primer proponente del amero, admite que los funcionarios estadounidenses no muestran ningún interés en el asunto. Admite que "no habría mucho beneficio para los Estados Unidos" en un amero. Asimismo, el Departamento de Finanzas canadiense se opone fuertemente a la creación de una moneda común con los Estados Unidos, citando la pérdida de soberanía económica. En documentos del informe al Ministro de Finanzas, Jim Flaherty, funcionarios financieros concluyeron:
"Una moneda norteamericana común significaría indudablemente para Canadá la adopción del dólar y la política monetaria estadounidenses. Canadá tendría que entregar su control sobre la inflación y las tasas de interés internas."

Contras
Desde el punto de vista de los gobiernos canadiense y mexicano, un obstáculo importante para la creación de una moneda unificada es la dominación absoluta de los Estados Unidos en tal unión. A diferencia de cualquier país en la UE, los Estados Unidos tienen una economía mayor que el resto de su continente/unión respectivos combinados.
Un documento de la Universidad de California-Campus Santa Bárbara propone la idea de que los Estados Unidos tienen simplemente demasiadas ventajas del status quo para moverse hacia una sola moneda. El dólar estadounidense actúa ya como moneda global, lo que significa que cualquier transición a una “nueva” moneda comprometería esta posición y podría causar un cambio hacia el euro o el yen. El dólar estadounidense está siendo actualmente usado más de la mitad de las exportaciones de todo el mundo, el doble del total del comercio exterior de Estados Unidos. La adopción del amero podría amenazar el señoreaje que Estados Unidos gana actualmente de su dólar. Mientras que un señoreaje sería todavía ganado del amero, este sería compartido entre el Banco de Canadá, la Reserva Federal, y del Banco de México. Por lo tanto, aunque el amero fuera apenas utilizado tanto como el dólar estadounidense, las ventajas serían compartidas entre dos o más países, y no exclusivamente ganado por los Estados Unidos.

Políticas y situaciones económicas que difieren
Varios problemas podían presentarse con respecto a la gerencia macroeconómica. Al someterse a una moneda común, los países perderían la autonomía considerable en el manejo de la moneda en sí, incluyendo el ajuste de la tasa de interés. Entre los tres participantes potenciales, hay una diferencia considerable en políticas que tendrían que ser reconciliadas.
La deuda es un factor que afecta los precios de la moneda. Al año 2008, la deuda de los Estados Unidos sigue aumentando, mientras que la deuda del gobierno federal canadiense se está reduciendo. Esto es una ventaja clara para los canadienses y no sería reflejado si las monedas se fusionaran. La importancia de los abastecimientos también factoriza en esta ecuación.
Una preocupación con cualquier moneda norteamericana unificada es la situación económica diferenciante entre cada país.
La Eurozona es por mucho similar, siendo economías basadas en el servicio, y basadas en el alto gasto público (comparado a los Estados Unidos), altos impuestos y riqueza que es creada por la venta de mercancías y servicios. América del Norte, por otra parte, tiene tres economías distintas: una basada principalmente en agricultura y manufactura, con una demanda para el libre comercio (México), otra basada en servicios tales como venta al menudeo, con impuestos bajos y gasto público bajo (Estados Unidos), y una tercera basada en servicios con impuestos más altos y un gasto público más alto, con un sector grande en mercancías primarias tales como petróleo, minería y madera (Canadá).

Efectividad
Las ganancias en la eficiencia económica de los países miembros descritas, deben sopesarse frente a las posibles pérdidas en su desempeño macroeconómico. Es previsible, sin embargo, que tales desventajas sean pequeñas o inexistentes. El tipo de cambio flexible no ha traído a Canadá los beneficios macroeconómicos que prometieron quienes propusieron esa política. La tasa de desempleo sigue siendo elevada y el crecimiento económico ha sido lento. La evolución del pensamiento económico y la experiencia empírica acumulada en muchos países han mostrado que los “ajustes finos” en materia económica han fracasado bajo el régimen de tipo de cambio flotante. Por su parte, la mayor flexibilidad en el mercado laboral, esencial para amortiguar choques económicos, disminuyó por la mera existencia del tipo de cambio flotante. La protección temporal le dio a los productores y trabajadores por medio de la depreciación cambiaria, generó ineficiencias muy parecidas a las produjeron en el pasado la protección temporal otorgada mediante aranceles. En el caso de México, el tipo de cambio flotante adoptado desde 1995 ha funcionado sorprendentemente bien respecto a las pesimistas perspectivas que se tenían, pero prevalece una inflación muy elevada, de alrededor de 9 por ciento en el 2000, con tasas de interés que se mantienen cerca del 15 por ciento que resultan prohibitivas para una reanimación apreciable del crédito.
Los Estados Unidos tienen menos beneficios potenciales de una unión monetaria de lo que ganarían Canadá y México, pero habrá dividendos no despreciables. Una unión monetaria como la descrita reducirá la amenaza de que el dólar estadounidense pierda su preponderancia en caso que el euro desplace al dólar en el resto del mundo, lo que por el momento parece más bien remoto, pero puede ocurrir más adelante. Además, los Estados Unidos se beneficiarán al tener países más estables y prósperos como vecinos. Cuando los Estados Unidos se unieron a organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), la Organización Mundial de Comercio (OMC) y el Tratado de Libre Comercio América del norte (TLCAN), las ganancias obtenidas en materia económica y política compensaron con creces la modesta pérdida de soberanía que conllevó su adhesión. En esta misma tradición, los Estados Unidos bien pueden encontrar que vale la pena sumarse a la unión monetaria propuesta.

Rumores de "monedas Amero"
En agosto del 2007, los rumores y teorías de conspiración comenzaron a circular en Internet con respecto a supuestas monedas "amero" acuñadas por la Tesorería de Estados Unidos.
La inspiración detrás de estos rumores pudo haber sido la muestra de imágenes de los medallones creados por el diseñador de monedas Daniel Carr. Carr, quien diseñó las monedas de 25 centavos (cuartos) estatales de Nueva York y de Rhode Island del 2001, vende las medallas y fichas de su propio diseño en su sitio Web comercial "Designs Computed" (también conocido como "DC Coin"). Entre sus diseños está una serie de ediciones de fantasía en oro, plata y cobre de “monedas amero”, que se extienden en denominación a partir de uno a mil. Las monedas tienen la leyenda "Unión de América del Norte" en la parte posterior, con el logotipo de su compañía, una "DC" en tipografía pequeña. Referente a sus diseños "amero", menciona en su sitio Web lo siguiente:
"Mi meta con estas monedas no es endosar una moneda de la Unión de América del Norte como un "amero" común. Yo apoyo totalmente la Constitución de los Estados Unidos, y no daría la bienvenida (de ninguna manera) a una disminución de sus provisiones. Espero con que estas monedas ayudarán a que más gente se entere del tema y de las ramificaciones posibles. Se lo dejo los demás el decidir si están a favor de, o contra de una Unión Norteamericana. Y animo a los ciudadanos a que expresen su aprobación o desaprobación de los planes del gobierno que los afectan."
Imágenes no autorizadas, tomadas de su sitio Web han sido re-mostradas extensamente a través del Internet, a menudo siendo utilizadas como supuesta "prueba" de la acuñación del amero. Notablemente, el antes locutor de programas de radio por Internet, Hal Turner, subió un artículo completo en su sitio Web sobre la "moneda amero", clamando haber obtenido un amero acuñado por el Gobierno de los Estados Unidos, y que se contrabandeó fuera del Departamento del Tesoro por un empleado de esa organización.
Después de las asertaciones de Turner acerca de la acuñación federal de ameros, un sitio Web que comercializa monedas de curiosidad, lanzó una declaración desacreditando las demandas de Turner de un complot del gobierno con respecto a ameros producidos por Daniel Carr. El sitio Web de descrédito Snopes también subió otro documento desacreditando las demandas de Turner, indicando:
"Ni la Cuña ni la Tesorería de los Estados Unidos tienen participación en crear esos ‘Ameros’. Estas monedas son simplemente coleccionables ofrecidos al público comprador por una compañía privada en el negocio de fabricar tales curiosidades."
Información de Wikipedia.


Sphere: Related Content

No hay comentarios: